Cambio Climático

El cambio climático afectará a tu vida, sin importar si eres un banquero en Singapur o una enfermera en Florida. 

Como individuos podemos hacer muchas cosas para reducir nuestra huella de carbono, pero para alcanzar la neutralidad carbónica, tenemos que hacer más que reducir nuestras emisiones: tenemos que remover el dióxido de carbono de la atmósfera o compensar sus efectos. La forma más fácil de hacerlo es plantando nuevos bosques o restaurando los existentes.

Por si fuera poco, las medidas para reducir y eliminar las emisiones de CO2 también tendrán un impacto positivo en otros problemas que enfrentamos, como la mejora de la calidad del aire y la salud pública, la creación de puestos de trabajo bien remunerados, y la reducción de la desigualdad.

Tenemos que decidir cuál es el futuro que queremos. Todo depende de nosotros.


¡Levanta la voz!

Expresa tus preocupaciones en las redes sociales o directamente a tus representantes electos. Demanda al Congreso leyes para limitar las emisiones de CO2 y para exigir a los contaminadores que paguen por las emisiones que producen.

Apoya a los políticos que protegen la naturaleza

Educa a tus amigos y a otras personas sobre la crisis climática para ayudarles a entender sus consecuencias y soluciones. La gente suele confiar más en sus seres queridos que en los expertos. Es más probable que te escuchen a ti.

Reduce tu consumo de productos animales

No hace falta ser vegano para marcar la diferencia. Reduciendo tu consumo de proteínas animales a la mitad puedes reducir la huella de carbono de tu dieta en más de un 40%.

Elige siempre productos frescos, locales y de temporada para reducir las emisiones de CO2 derivadas del transporte, la conservación y la refrigeración prolongada. Cuando sea posible, cultiva tus propios productos.

No desperdicie alimentos

El 10% de la energía utilizada en EE.UU. se destina a cultivar, procesar, envasar y transportar alimentos. Alrededor del 40% acaba en un basurero. Menos residuos = menos consumo de energía.

Viaja en bicicleta, comparte el coche o utiliza el transporte público

Hacer los trayectos cortos a pie es una contribución inmediata que podemos hacer para reducir nuestra huella de CO2. También es positivo para nuestra salud física y mental.

Utiliza una taza de café y/o botella de agua reutilizable

En promedio, una taza de acero tiene que utilizarse más de 100 veces para que su huella sea menor que la de su homólogo desechable. Y una taza de plástico debe utilizarse más de 30 veces. Así que asegúrate de que te duren.

Invierte en electrodomésticos de bajo consumo

Busca la etiqueta Energy Star. Te indicará cuáles son los más eficientes.

Reduce el desperdicio de agua

Ahorrar agua también reduce la contaminación por CO2. Esto se debe a que se necesita mucha energía para bombear, calentar y tratar el agua.

Conduce un vehículo eléctrico- ¡No creas los mitos!

Los vehículos eléctricos emiten un 60% menos de emisiones de efecto invernadero durante su ciclo de vida que los vehículos de gasolina. Incluso si se tiene en cuenta la extracción de materias primas, la fabricación de la batería, la fabricación del vehículo y el transporte del mismo.

Seca la ropa al aire libre siempre que sea posible

Un hogar que utilice la secadora 200 veces al año podría ahorrar casi media tonelada de CO2 si se cambiara a un tendedero, lo que equivale a recorrer más de 1200 millas en automóvil.

Comparte las cosas, no compres nuevas

Compramos muchas cosas para usarlas sólo una o dos veces. Mientras lees esto, es posible que tus seres queridos estén en Internet intentando comprar lo que tú ya tienes. Comparte esos objetos con tus amigos, vecinos y colegas. Recuerda la regla de oro: Repáralo cuando sea posible, ¡no lo sustituyas!

Mejora el aislamiento térmico en tu vivienda

Las casas antiguas pueden perder hasta un 35% del calor a través de sus paredes. Los aislamientos térmicos modernos reducen la energía necesaria para calentar una casa, con lo que se reducen las emisiones y se ahorra dinero.

Utiliza energía renovable

  • Elige focos LED y ahorra hasta un 80% de energía comparando con los focos incandescentes convencionales.
  • Instala un calentador de agua solar térmico en tu techo y ahorra hasta 641 kg de CO2 al año.
  • Lava tu ropa a 30°C/ 86°F y ahorra hasta 45 kg de CO2 al año.

Despréndete de activos contaminantes

Retira tu dinero de las instituciones que financian la expansión de los combustibles fósiles para acabar con los fondos de esos proyectos.

  • Construye una cartera financiera libre de fósiles con la ayuda de la organización financiera sin fines de lucro GreenPages.org
  • Llama a tu banco y pregúntale por sus alternativas de inversión verdes y sus objetivos climáticos.
  • Motiva a tu empresa, organización religiosa y/o alma mater a desprenderse de activos contaminantes.

Hasta ahora, el movimiento de desinversión en combustibles fósiles ha retirado $9.94 billones de dólares de las empresas de combustibles fósiles gracias a las desinversiones institucionales y $5.2 billones gracias a 58 000 desinversiones individuales.

"A journey of a thousand miles begins with a single step." -- Lao Tzu -- "Un viaje de mil millas comienza con un solo Paso." -- Lao Tzu -- "Un voyage de mille lieues commence toujours par un premier pas." -- Lao Tzu --